CLARO DE LUNA



Nocturno Heroico

La música sinfónica y tónica
del mar, y los poemas hambrientos
de los vientos aduermen a esa tierra
que se encierra, sin velo, con el cielo.

El silencio de armiño, como niño
de aquellas noches blondas y redondas,
sonríe con el fuego y con el ruego
que le obsequian las cosas y las sombras.

¡Las sombras son los hombres sin sus nombres!
¡Los hombres son los sones de canciones
de guerra que en la tierra milenaria
revienta como flores de tambores!

Un incendio en el templo da el ejemplo…
¡Y entre gritos de ritos y entre humos,
hacen las víctimas, salvajes viajes
a la luna de Junio en plenilunio!

ELIA ALVAREZ DEL VILLAR R.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *