Press "Enter" to skip to content

¿Te olvidaste? ¿O quizá es algo más serio?

The risk for dementia is 10 percent in people 65 years or older and nears 50 percent by the age of 85, experts say.Credit…China Photos/Getty Images

By Christopher Mele

¿Has llamado a tu hija por el nombre de tu esposa o tu hijo por el nombre de tu hermano? Has extraviado las llaves del carro o se te ha olvidado dónde lo estacionaste en el centro comercial? Si te preocupa que estos puedan ser señales de una pérdida de memoria significativa o las primeras etapas de la enfermedad de Alzheimer, que provoca un deterioro lento en la memoria y las habilidades de razonamiento, no temas, según los expertos.

No todas las fallas de memoria son iguales. Ser olvidadizo es natural. A partir de los 45 años, la persona promedio experimenta una disminución de la memoria dice el Dr. Gary W. Small, profesor de psiquiatría y ciencias bioconductuales de la Escuela de Medicina David Geffen de la Universidad de California, los Ángeles. Olvidar hechos, ser distraído y recordar de forma incorrecta un detalle se encuentran entre seis problemas de memoria “normales” que no debe causar preocupación, según el Centro de Medicina del Cerebro-Mente del hospital Brigham y de Mujeres de Boston.

Cuando la gente hace la experimenta una declinación normal de memoria relacionada con el envejecimiento, el 85 por ciento de sus quejas implican no recordar nombres de las personas, dijo el Dr. Small.

¿Por qué confundo los nombres?

Puedes culpar a la multitarea por sobrecargar tu mente. Por ejemplo, piensa en las formas en que los teléfonos inteligentes y las redes sociales te llevan a la distracción. “Cada vez que nuestros cerebros son exigidos por múltiples demandas, es más probable que ocurra ‘deslices’ o errores cognitivos debido a un concepto llamado ‘interferencia’ de memoria” dice Carrington Wendell, un especialista en neuropsicología del Grupo Médico Anne Arundel en Annapolis, Md.

Confusiones de nombre son también más probables cuando los dos nombres comparten el mismo principio, medio o final, como Bob y Ben o Dave y Jake, y son del mismo sexo y edad similar, agregó.

¿Qué más contribuye al olvido? El estrés y la falta de sueño puede empeorar los síntomas, dice el Dr. Small, pero los efectos secundarios de los medicamentos, infecciones, alteraciones tiroideas y la depresión puede también deteriorar la memoria.

Otras causas posibles incluyen la hipertensión y la diabetes, dijo en una entrevista el Dr. Thomas M. Wisniewski, director del Centro de Neurología cognitiva de la NYU Langone Medical Center.

¿Cuáles son las señales graves de pérdida de memoria?

El Dr. Wisniewski dice que es una cosa de olvidar dónde dejaste las llaves del carro, pero podría ser algo más serio si no sabes para qué son las llaves o la forma de usarlas. Perderse en lugares conocidos también puede ser una señal de advertencia, dijo.

Fíjate si hay casos en los que tú o un ser querido es incapaz de nombrar correctamente las cosas o les das nombres alternativos, Ann Norwich, director del programa de enfermera adulto gerontología en York la universidad de Pennsylvania en York, Pa, dijo en un correo electrónico. Por ejemplo, en lugar de decir el correo está en el mostrador, una persona con problemas graves de memoria podría decir que estaba en el plato o en el horno. “Otros signos de deterioro de la memoria incluyen irritabilidad o incluso explosividad cuando se le pregunta acerca de su memoria,” agregó. Una persona con demencia puede inventar historias y llegar a sospechar de los demás y abandonar a los amigos y familia.

La Asociación de Alzheimer tiene una lista de señales de advertencia de la enfermedad, incluyendo la falta de juicio y la pérdida de memoria que alteran la vida cotidiana.

¿A qué edad debo preocuparme?

El Dr. Wisniewski dice que es raro que una persona menor de 60 exhiba los síntomas de la demencia, a menos que hubiera un riesgo de demencia en la historia familiar. El riesgo es de 10 por ciento en personas de 65 años o más y se acerca al 50 por ciento después de los 85 años, dijo el Dr. Small.

Consultar con un profesional de la salud es necesario para diferenciar entre el envejecimiento normal y la demencia, agregó. Las pruebas incluyen la revisión de la historia y la naturaleza de los síntomas, un examen físico, a menudo un escáner cerebral para descartar golpes y un examen mental para determinar el grado y la naturaleza de la alteración cognitiva, dijo.

La Dra. Norwich señaló que “la demencia es insidiosa.” “Las familias se adaptan a los cambios en sus seres queridos, sin reconocer que puede haber algo mal”, dijo, añadiendo que a veces es sólo en retrospectiva que los familiares reconocen que la pérdida de memoria ha ido creciendo con el tiempo y que su ser querido puede tener demencia.

Fuente: www.nytimes.com

Comments are closed.