Voto preferencial en blanco y negro

Yo no quiero al candidato #1 de la lista, pero tengo la opción de decir mi preferencia personal en el voto preferencial, ¿no?

No, al marcar tu preferencia por algún otro candidato también estás votando por el #1 de la lista, y ahora te explico por qué.

Por las curiosas y confusas reglas electorales del Perú: voto preferencial, valla electoral y cifra repartidora, se produce un fenómeno conocido como el “efecto arrastre” que beneficia al #1 de la lista. Usaré tres casos extremos para ilustrar el punto.

Primer caso, si el partido tiene 10 candidatos, los números uno al nueve son odiados por todo el país y consiguen 0 votos (ni ellos votaron por sí mismos) y el número 10 es adorado (presento el extremo para ilustrar el punto), y debido a la cifra repartidora a ese partido le toca 5 curules, entran los candidatos #10, #1, #2, #3 y #4. Es decir, el voto por el #10 hizo entrar al candidato, pero también benefició al #1.

Cito la regla oficial: “Voto preferencial: el voto preferencial determina tus dos candidatos favoritos (o solo uno en algunos distritos electorales con pocas vacantes) de la lista parlamentaria que has votado en su totalidad. Usar esta opción cambia el orden de la lista que se registra en tu voto, colocando en los primeros lugares a tus candidatos favoritos. Es decir, si tus preferidos son Juan con el número 20 y Pedro con el número 33, usando el voto preferencial votarás por la lista parlamentaria en el orden 20, 33, 1, 2, 3, 4 y los que siguen; de lo contrario, votarás por el orden que eligió el partido político para sus postulantes. Las curules que obtenga un partido serán dadas a los candidatos en las primeras posiciones de la lista. Si hay empates, se define su lugar por sorteo.”

Plataforma digital única del Estado Peruano

Segundo caso, hay una persona que te gusta bastante como individuo, pero que ha sido invitado a participar en un partido que no te gusta nada. Tu candidato va con el #3. Los miembros de ese partido votan todos por el candidato #1. Tú y muchos otros votan por el #3. Debido a los votos de los miembros del partido el #1 queda primero, y lastimosamente, el #3, un individuo respetable y digno, queda segundo. Ah, pero hay un detalle, todos los votos para el #3 no le sirven de nada a él o ella, pero sí le sirven al candidato #1, puesto que los votos por el partido, independientemente de las preferencias, son los que determinan cuántos candidatos entran. Es decir, si el partido hubiera quedado fuera de la valla electoral por no tener suficientes votos con sólo los miembros de su partido, por haber invitado al #3, ahora consiguió que su candidato #1 entre al Congreso, y el #3 se quedó fuera.

Tercer caso, un partido invita a un candidato muy popular y respetable con el #5, y eso decide tu voto. El partido por el que votaste consigue un 10% de los votos y por lo tanto le correspondería 13 escaños, y los candidatos en #1 y #2 quedaron muy por atrás, en los puestos 15 y 16, digamos. Pero, como el descontento en el país es muy acentuado 30% votaron nulo o viciado. Ese treinta por ciento se reparte entre los partidos que pasaron la valla electoral, y ¿adivina qué? si tu voto hizo que el partido pase la valla electoral, el agregado que recibe de los nulos y viciados va hacia el partido en general, es decir el #1, #2 reciben el bono de los nulos y viciados y llegan al congreso gracias a tu voto por el #5.

Si todo esto todavía no te ha convencido, piensa esto, si no hubiera un beneficio considerable para el #1 de la lista, ¿por qué crees que los partidos ponen como #1 a la persona que quieren que entre de todas maneras aunque no sea popular?

Como puedes ver, al agregar tu preferencia sólo le estás dando a tu candidato un poquito más de peso, pero, independientemente de si tu candidato logra entrar o no, tu voto por el partido es contado para el partido, lo cual beneficia a la lista original, en el orden que fue dada por el partido. En otras palabras, indirectamente ESTÁS VOTANDO POR EL #1 de la lista, aunque agregues tu voto preferencial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *